Viernes, Octubre 30, 2020

El escenario económico de nuestro país es totalmente negativo en el contexto actual, y lo que se esperaba de la cuarentena se pudo visualizar con el dólar blue saltando de 130 a 145 pesos, lo cual ocurrió porque el Banco Central se está quedando son reservas, restringiendo más, la compra de 200 dólares mensuales por persona y en consecuencia la gente que adquiría la moneda norteamericana se pasó al blue, sumado a que los ahorristas sacarán los depósitos de los bancos, ya que la señal del Central es tremenda “no tenemos más dólares” y parafraseando al economista Guillermo Calvo afirmó “cuando se acaban las reservas se acaban los gobiernos”, según lo estimó el economista de la UBA (MSC master of Science) en Reino Unido e investigador de la FCE-UBA y fundador y director de la Consultora Maynard especializada en macroeconomía, política económica y finanzas, Nicolás Salvatore en una entrevista con el programa Panorama Jujeño.

Para el columnista del periódico el Economista si las reservas siguen cayendo el dólar sería inmanejable, recalcando que los bancos comerciales están líquidos en dólares y tienen para devolver los dólares que hagan falta, a menos que se manifieste una crisis tremenda, algo que no está ocurriendo en la magnitud suficiente.
Puntualizó que en esta situación lo más sólido de todo pasa por el sistema financiero, aunque el Banco Central tiene problemas enormes porque restringió la compra y el giro de dólares que son precisamente lo que necesitan las empresas para pagar sus deudas en el exterior, permitiéndoseles sacar solamente un 40% y el restante 60% no, lo cual ocasionará que se vayan al tipo de cambio contado con liquidación provocando su suba, es decir la situación es dramática porque se producirá un salto inflacionario, caída del salario real y la incipiente recuperación económica se verá más trunca.
El especialista en economía consideró que la cuarentena fue la peor decisión de políticas públicas de la historia argentina (6 meses y todo lo falta por venir) ya que cerro actividades, se derrumbó el PBI que caerá entre un 12 y 15% y la incertidumbre es muy alta, sobre todo porque el PBI ya describía una caída del 5% y ahora se suman un 12% más, con lo cual los indicadores se ubicarán 5 puntos porcentuales arriba de la peor crisis de nuestra historia.
Sostuvo que para el año que viene habrá un horizonte complicado en materia de inflación, ya que el Gobierno emitió mucho dinero para atender las necesidades básicas, empresas, sector público, desocupados, planes sociales, provincias y municipios, y consecuentemente el Central está “esterilizando” la emisión, procurando absorber mediante Leliqs los excesos de circulante y se estaban manejando en la anomalía de la República Argentina.
Salvatore indicó que la inflación si disparó con la mitad de los sectores cerrados no esenciales, con los servicios públicos con un 0 en el IPC, con el dólar bastante quieto, las naftas congeladas y muchos controles de precios, anticipando que para el año próximo esas medidas no duraran y caerá la demanda del dinero para hacer transacciones por la abrupta caída del PBI, es decir subirá la oferta, pero caerá la demanda y quedará un sobrante, un exceso de oferta de dinero enorme, como una especie de rezago en la economía, con lo cual el Banco Central no aguantará mucho tiempo más sin devaluar, ya está trabando importaciones e impidiendo el giro de dividendos al exterior, una situación crítica, aseveró.
En esa misma línea, afirmó que dicho escenario se plantearía entre fines del 2020 y el próximo año, y si este año termina con un 45% de inflación, seguramente alcanzaría un piso de 55% o 60% o más para el 2021, con lo cual la pandemia plantea recesión, desempleo y caída de salario real, anticipando que el próximo año crecerá un poco la economía, pero tendrá mucha inflación, lo cual ocasionaría caída del salario real y no se resolverá el problema del desempleo.
Respecto a la proscripción de la compra de moneda extranjera para el atesoramiento, el especialista aseguró que esa realidad está llegando a nuestro país, ya que se demandó tantas reservas que subió el dólar blue y lo mismo pasará con el contado liquidación luego de la oferta que tiene el Gobierno de 7.600 millones de dólares en bonos, es decir la demanda de dólares ira en crecimiento.
En cuanto al uso de la moneda extranjera para los poseedores de dólares, Salvatore aconsejó que la mejor inversión de corto plazo pasa por adquirir un bien durable, porque están valuados los automóviles por ejemplo, al dólar oficial, y si poseen dólares se los puede cambiar por pesos al dólar blue, con una diferencia al 100 % del precio de costo, lo segundo sería ahorrar en los dólares y también se podría comprar bonos en dólares, ya que al reestructurarse la deuda no habrá default y estos últimos subirán el patrimonio en dólares y con una pequeña ganancia del precio del bono, además se puede adquirir un bono atado por inflación los denominados bonos con CER, que se rigen por el precios de la moneda extranjera, y lo que no se debe comprar son acciones porque dependen del flujo futuro de dividendos y ello depende del crecimiento de la economía.
Para el economista las medidas de asistencia del Gobierno generan alto déficits fiscales y “son una cantimplora en el desierto”, ya que mientras el salario real caiga y crezca menos que la inflación, la demanda y el PBI no van a crecer, finalizó.

Slider


EMPRESAS Y ORGANISMOS QUE NOS ACOMPAÑAN...


PANORAMA JUJEÑO: ACTUALIDAD ECONÓMICA Y EMPRESARIAL...


PANORAMA EN LAS REDES...